La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

ANSIEDAD Y MIEDO

Publicado 25/10/2015

ANSIEDAD Y MIEDO

La ansiedad es uno de los conceptos centrales de la Psicología. Es considerada una emoción universal. Puede ser experimentada de forma leve o extrema, produciendo temores de muerte o catástrofe en el último caso. Así mismo, puede tener lugar sin síntomas físicos o ir acompañada de numerosos síntomas agobiantes que afectan a muchos órganos. En la literatura existen muchas definiciones del concepto Ansiedad, pero Lewin (1970) la definió de la siguiente manera: a) Como un estado emocional que incluye temor subjetivamente experimentado y b) Como una emociona desagradable, dirigida al futuro o bien que genera molestias corporales subjetivas durante el periodo de ansiedad que cursa con perturbaciones corporales manifiestas.

Si la amenaza puede identificarse nos referimos a la sensación con el término miedo.

La ansiedad es un proceso emocional y el miedo un proceso cognitivo. El proceso cognitivo es la evaluación intelectual de un estímulo amenazante. El proceso emocional implica la respuesta a esa evaluación. El miedo se activa cuando la persona se expone física o psicológicamente a la situación-estímulo que considera amenazante y experimenta la ansiedad.

La mayoría de los niños poseen un conjunto de temores naturales. Por ejemplo, miedo a perderse de sus padres o irse demasiado lejos de las personas que los cuidan, que se desencadena antes de que el niño esté demasiado lejos de dicha persona. Los grupos de síntomas asociados con la ansiedad, corresponden a las funciones de sistemas básicos y específicos (congnitivos, conductuales, emocionales y fisiológicos) que se integran en la totalidad psicobiológica u organísmica.

Entre los síntomas cognitivos cabe destacar:

1. Sensorio-Perceptores: a) los objetos parecen confusos, b) el ambiente parece diferente/irreal, c) sensaciones de irrealidad, d) vigilancia.

2. Dificultades para pensar: a) No puede recordar cosas importantes, b) Confusión, c) Incapacidad de controlar el pensamiento, d) Dificultad para concentrarse, e) Bloqueo, f) Dificultad para razonar, g) Pérdida de objetividad.

3. Conceptual: Distorsión cognitiva, temor a perder el control, temor a no ser capaz de afrontarlo, temor a morir, imágenes terroríficas, ideas de temor repetitivas.

Entre los adjetivos emocionales típicos cabe destacar:

Intranquilo, temeroso, impaciente, asustado, irritable, horrorizado, tenso, ansioso, nervioso.

Entre los síntomas conductuales cabe señalar:

Inhibición, huida, evitación, falta de fluidez del habla, muecas faciales, coordinación deteriorada, inquietud, hundimiento de la postura, hiperventilación.

Os quiero presentar las Cajas de los Miedos con las que trabajo esta emoción. Es una manera de que los niños puedan ubicar sus miedos irracionales en una cajita, taparla y de esa manera no estén rondando por su cabecita. Si el miedo excesivo (fobia específica) fuera ante una situación u estímulo existen muchas otras técnicas por ejemplo la desensibilización sistemática o la exposición.

Para realizar la caja de los miedos se necesita un bote con tapadera. Para la decoración puede utilizarse: Gomaeva, cartulinas de colores, pegamento, rotuladores, ceras etc.
Los niños deben depositar sus tarjetas con sus miedos dentro de la caja y taparla para éstos no estén continuamente molestándolos.